Hoy en Villa La Angostura, viernes 22 de Junio de 2018
Guía Turística de la Patagonia


Parque Nacional Los Arrayanes

El área fue explorada por la gente del Perito Moreno en ocasión de los estudios para la Comisiones de Límites de 1881 y 1898, y en ella la parte lacustre era bien conocida por el almirante O'Connor.

El Parque en invierno El Parque en invierno | Foto: guiaverde.net

El área fue explorada por la gente del Perito Moreno en ocasión de los estudios para la Comisiones de Límites de 1881 y 1898, y en ella la parte lacustre era bien conocida por el almirante O'Connor -explorador lacustre de las denominadas fuerzas conquistadoras del desierto- quien adquirió el lote fiscal que incluía la península.
Se las vende en 1931 a los Lynch, los que posteriormente hicieron construir dentro del bosque la casita de troncos que sigue siendo como en la época "estanciera", una casa de té para los visitantes (si.!, la famosa casita de Walt Disney -por la que jamás pasó Don Walt-). En propiedad de ellos, aún subsiste el casco -reducido ahora a 50 has- luego que le fueran expropiadas las restantes para incorporarlas al sistema de áreas silvestres protegidas que conforman los Parques Nacionales argentinos.
El P.N. Los Arrayanes abarca una superficie total de 1.000 has. de topografía accidentada y costas abruptas, en las cuales predomina el bosque de coihues, cipreses, radales, ñires, pataguas y obviamente arrayanes. Arbustos y herbáceas de flores atrayentes como la mutisia, la aljaba y los amancayes, pueblan el sotobosque. El carácter de península/isla y su difícil acceso (que la salvó de caminos vehiculares) facilitó la conservación de este especial rincón del bosque andino.
El bosque de Arrayanes, con ejemplares de porte muy raro de ver fuera de este sitio, está ubicado en el SE de la península y puede ser visitado en lancha o por una senda interna desde la Villa (12 km ida), a pie o mountain bike. Considerado una de las curiosidades del mundo por el singular tono canela de su piel taninosa, el Quetri (en mapuche) o "Luma apiculata" en lenguaje botánico, que a los españoles les pareció igual al arrayán (ibérico), forma en este bosque núcleos arbóreos puros. La flor es pequeña, blanca y parecida al azahar; su fruto, violáceo y comestible. En este bosque viven ejemplares de hasta 300 años, con más de 15 m de altura.
Sugerimos, como excursión, llegar navegando en algo más de 30' desde los muelles (La Mansa o La Brava, que están bajando la Av. Nahuel Huapi hacia el puerto). Hay varias salidas al Bosque, las de Futaleufú por un lado de la península y el Patagonia por el otro; de allí retornar en 3/4 horas por los 12 km del sendero que lleva a Villa La Angostura, pasando por la laguna Patagua, las antiguas tranqueras y restos de corrales de lo que fuera la estancia. Es una caminata entre el bosque como pocas. Si lo hiciera yendo a pie para regresar en el catamarán, cerciórese de horarios y reserve asiento -para evitar disgustos-. En caso de optar por la ida y vuelta pedestre, deberá afrontar, al comienzo, una subida bastante abrupta. Conviene salir temprano. Sólo en el área del bosque de arrayanes cuenta con la posibilidad de almuerzos ligeros, bebidas, baños y una seccional de Guardaparques que cruzará al comenzar el sendero. Vea la descripción de la senda en nuestras fichas de trekking en la sección correspondiente.




© 1996-2014 GuíaVerde.net. Reservados todos los derechos. | Condiciones de uso y política de privacidad de GuiaVerde.net