Hoy en Villa La Angostura, lunes 23 de Abril de 2018
Guía Turística de la Patagonia


Cascadas Santa Ana y Dora

Intentando averiguar sobre maravillas visitables con José Boer -uno de esos antiguos y curiosos inmigrantes-; cabañero que organiza salidas familiares cuando puede, nos dijo como ir a las cascadas, en una excursión de día entero.

Cascada Santa Ana Cascada Santa Ana | Foto: Giaccaglia

Intentando averiguar sobre maravillas visitables con José Boer -uno de esos antiguos y curiosos inmigrantes-; cabañero que organiza salidas familiares cuando puede, nos dijo como ir a las cascadas, en una excursión de día entero:
a) Ir hasta la frontera al puesto argentino y avisar de la intención de visitarlas, ya que si bien están en Argentina, se hallan entre la frontera geográfica y el edificio administrativo. Seguramente los gendarmes anotarán los documentos pero no habrá que hacer el papeleo aduanero, a no ser que siga para Chile.
b) Unos kilómetros más hacia el hito, y sobre la derecha habrá un cartel indicador de la senda a la que hay que ingresar.
c) Un breve desvío que aparecerá hacia la izquierda lo llevará a la cascada Dora.
d) De vuelta en la senda, deberá seguir hasta cruzar el río Pireco y luego una media hora más de caminata en el bosque de lengas con sotobosque de canelo. Luego una bajada suave hasta escuchar el sonido de la cascada Santa Ana, anunciando un espectáculo de casi 120 m de caída de agua. Se puede ingresar a la caverna -resultante del enfriamiento de una colada lávica derramada sobre un glaciar ya ausente- y pasar por detrás de la caída. Es un buen lugar para almorzar -sin dejar rastros-. No es extraño encontrar hasta orquídeas. Sería tonto -además de desconsiderado- cortarlas. Las hojas verdes gigantes son las "nalcas", propias de la selva valdiviana y que los chilenos utilizan para hacer el "curanto en pozos".




© 1996-2014 GuíaVerde.net. Reservados todos los derechos. | Condiciones de uso y política de privacidad de GuiaVerde.net