Patagonia: Abandono de rutas provinciales

Las protestas sociales y gremiales que durante las últimas semanas generaron caos para circular por la Ruta 22, en el Alto Valle, pusieron al descubierto la falta de mantenimiento de las rutas provinciales de ripio, que no reciben reparaciones periódicas y carecen de todo tipo de señalización.
Es el caso de la Ruta provincial 313, conocida también como la ruta “Chica” o ruta “Vieja”, que permite unir General Enrique Godoy con General Roca por la zona rural. Esta misma vía es la que a partir de Cervantes y hasta Cipolletti, se denomina como Ruta provincial 65. La principal diferencia es que desde Roca a Cipolletti se encuentra pavimentada.
Los cortes que se establecieron durante las últimas semanas sobre la Ruta 22 hicieron que la Ruta provincial 313 fuera la única alternativa para circular por el Alto Valle Este.
Pozos de grandes dimensiones, sectores en los cuales el polvo en suspensión hacia imposible ver siquiera la trompa de los vehículos y la falta de señalización indicadora, llevaron más caos y sensación de inseguridad a quienes debían utilizar esta vía.
En algunos casos, los mismos usuarios del camino realizaron improvisadas señalizaciones con ramas y troncos, para advertir a otros conductores la presencia de pozos de grandes dimensiones que generaron que algunos vehículos quedaran encajados durante varias horas.
A esto se sumó que en cercanías de Huergo, personas desaprensivas provocaron la rotura de un canal de riego paralelo a la ruta, lo que generó el anegamiento de casi dos kilómetros de la calle de ripio, y en consecuencia la imposibilidad de transitar por el lugar, obligando a derivar el tránsito hacia otras calles rurales de Huergo.
La constante circulación de vehículos hizo imposible que los municipios de Cervantes, Mainqué, Huergo y Godoy, que recibían los reclamos por el estado de la ruta, hicieran algunas tareas mínimas de reparación, obras que tendría que ejecutar la empresa estatal Viarse.
Los municipios sí disponían de servicios de riego para tratar de aplacar el polvo en suspensión por el constante circular de vehículos, pero también en este caso la tarea era insuficiente, dado los extensos 40 kilómetros de esta ruta de ripio consolidado.
Ayer el municipio de Huergo comenzó a realizar con maquinaria propia la reparación de algunos tramos de la Ruta provincial 313, teniendo en cuenta la necesidad de su utilización por parte de los productores para transportar las frutas hacia distintos galpones de empaque.
En el caso del tramo que atraviesa esta ciudad, el año pasado el municipio firmó un convenio con Viarse para una tarea de reparación integral, con el relleno con áridos de una importante cantidad de kilómetros. Los trabajos debían ejecutarse en diciembre, pero no se iniciaron, y ahora se prevé que recién sobre fines de febrero o marzo se podrán ejecutar.

Castro: Fiestas costumbristas tuvieron cita

En ambos sectores rurales de Castro se realizaron fiestas costumbristas el pasado fin de semana.
Por tierra y por mar llegaron los visitantes a Quento y Yutuy en la comuna de Castro el reciente fin de semana. Todos concurrieron hasta las localidades de la Península de Rilán con el fin de participar de las fiestas costumbristas que se desarrollaron en citados lugares.
El primero en partir fue “El Día de Quento” durante la jornada del sábado. Desde muy temprano la gastronomía, degustaciones, recorridos marítimos, cabalgatas, paseos en bote, juegos populares, canto, música y baile, se apoderaron del recinto de Playa Quento, donde se llevó a cabo la quinta versión de la festividad.
Rosa Vera, presidenta del comité de adelanto Playa Quento -entidad organizadora de la muestra- evaluó positivamente la fiesta, la que en sus inicios partió con cielos cubiertos y nubes amenazantes, pero que con el correr de las horas se despejó completamente.
Así, la fiesta se apoderó del recinto, ya que los comensales no quedaron indiferentes a las melodías de los grupos folclóricos que actuaron este sábado en Quento.
Pero la fiesta el día domingo se trasladó hasta Villa Yutuy, donde a eso de las nueve de la mañana comenzaron a zarpar lanchas desde el puerto de Castro con dirección a Yutuy, donde se efectuó la 17º Fiesta Costumbrista del lugar.
Cerca de mil personas se estima había pasado las 14 horas en el recinto de la capilla, sitio en el cual se instalaron los módulos que atendieron a los visitantes.
“Llevamos 17 años mostrando lo mejor de la gastronomía, folclor y saber de nuestro pueblo. Con el paso de los años hemos ido creciendo y eso nos tiene contentos”, contó Juan Vásquez, presidente de la Junta de Vecinos de Villa Yutuy, quien se mostró conforme con la gran afluencia de público que llegó.
Por su parte, Julio Muñoz, jefe de gabinete del municipio castreño, recalcó que “destaco la alegría que era visible tanto en Quento y Yutuy, lugares en los que estaban presentes todos los elementos donde llegaron muchos visitantes, la gran mayoría de ellos turistas, algo que nos deja muy contentos”. Asimismo, el representante de la Municipalidad de la capital chilota indicó que Castro mantiene viva sus tradiciones, y ejemplo de ellos son la variada gama de actividades que siempre se realizan en la comuna.
Para este fin de semana el turno le corresponde a la localidad de Nercón con “El festival del cordero” e isla Quehui con la “Fiesta del Mar”, en ambos lugares esperarán a todos aquellos que quieran encontrarse con las tradiciones de este mágico Archipiélago.