65 años de devoción a San Sebastián en Las Ovejas

Ya ha comenzado a realizarse en Las Ovejas la Fiesta de San Sebastián, una de las celebraciones populares que integran el calendario neuquino y que congrega año tras año a miles de fieles que llegan entre el 11 y el 20 de enero a rendirle homenaje al Santo Patrono.
San Sebastián fue un soldado romano que vivió alrededor del año 200 de la era cristiana. Fue defensor de la fe. Tenía un alto puesto militar y lo utilizaba para ayudar, para alentar a los demás, leyéndoles la palabra de Dios. El Emperador ordenó que lo mataran a flechazos porque no quiso renegar de la fe recibida en el bautismo.
Los antiguos pobladores del norte de la provincia conocieron en Chile la vida de San Sebastián y comenzaron a pedirle que interceda por sus peticiones ante Dios. En 1946 trajeron desde el vecino país la actual imagen del santo que está en el Santuario de Las Ovejas. Primero, fue una devoción en casas de familias y luego se fue transmitiendo de generación en generación y de pueblo en pueblo. Es por ello que actualmente se lo sigue venerando.
Este operativo consiste en la instalación de puestos de control desde Chos Malal hasta Las Ovejas. En él intervienen diversas instituciones como Gendarmería Nacional, Policía de la Provincia, Zona Sanitaria III de Chos Malal, Bomberos, Hospital y Municipalidades de Chos Malal, Andacollo y Las Ovejas. Los esfuerzos se suman para prevenir accidentes y acompañar a los peregrinos en la ruta.
“A los que vienen en vehículo desde Chos Malal se les entrega un papel con el horario en el cual salen de esa ciudad y se les informa cuánto tiempo deberían demorar en llegar hasta el próximo control que es en La Primavera. Son aproximadamente 40 minutos y si llegan antes de tiempo, se los detiene en el control para que cumplan con el horario establecido y entiendan que deben aminorar la velocidad”, explicó Vivanco. Desde La Primavera hasta Andacollo el tiempo sugerido es de 30 minutos. De allí a Los Carrizos, 50 minutos más y media hora extra para arribar finalmente a Las Ovejas.
Quienes, en cambio, viajan a pie o en bicicleta – porque pagan una “manda” (promesa) o muestran de ese modo su veneración y agradecimiento al Santo -, reciben agua en los controles y cintas reflectoras para que resulten visibles si caminan durante la noche.
Debido al gran interés que suscita esta fiesta religiosa, la capacidad de alojamiento turístico de Las Ovejas ya está colmada. Así lo confirmó la directora municipal de Turismo quien no obstante remarcó que se cuenta con el camping municipal, que está concesionado. Para obtener más información, comunicarse con la oficina local de informes turísticos al (02948) 481070.
Por último, Vivanco confirmó que durante la fiesta se realizará en la localidad el control de alcoholemia (establecido por la ordenanza 198/08) y el 20 de enero, cuando comience la desconcentración del público, se instalará un puesto de control en el cruce de las rutas que está ubicado a 4 kilómetros de Las Ovejas donde se hará lo propio con los conductores que van hacia Andacollo o al área protegida de las Lagunas de Epulauquen. Por eso, se sugirió a los visitantes tener en cuenta las medidas necesarias a fin de evitar inconvenientes.
Desde la Municipalidad se dio a conocer el extenso programa de actividades culturales organizadas con motivo de la fiesta. Las actividades religiosas han sido organizadas por el Santuario de San Sebastián. Además, el 19 de enero se realizará como es habitual una cabalgata desde Andacollo hacia la localidad sede de esta celebración religiosa.

El olvido condenó a las víctimas de la matanza de Zainuco

Zapala > Sólo una vieja cruz de hierro oxidada y algunas rocas con rastros de velas derretidas, que fueron encendidas hace ya mucho tiempo, sirven de santuario. Los únicos testigos en pie que quedan de la matanza de Zainuco son un veterano pehuén y un rancho de piedra, que tal vez sea el que se menciona en los relatos de 1916. El viejo cartel instalado por algún gobierno memorioso reposa en el suelo, olvidado, como los ocho presos muertos y la fosa común que comparten hace casi 100 años.
Las pocas personas que pasan cada tanto por allí son lugareños y veranadores, quienes utilizan el paradisíaco valle como sitio de pastoreo para sus animales. En invierno el lugar se cubre de nieve. Los fuertes vientos que corren por el valle vuelan la arena volcánica que cubre los cuerpos de los reos y que, cada tanto, asoma algún resto óseo, para luego ser nuevamente cubierto por la brisa o por algún respetuoso de los muertos. Desde lo alto puede apreciarse la inmensidad del paisaje. Las araucarias sobresalen en la silueta de la montaña. Algunos caballos se alimentan con la fresca hierba. Sobre ese oasis de verdes resalta una pequeña porción seca, donde nada crece, ahí descansan las víctimas.
Para llegar al valle de Zainuco hay que transitar la Ruta Provincial Nº 13, desde Zapala hacia la cordillera hasta Primeros Pinos. Desde allí se deben recorrer otros doce kilómetros hasta el paraje, para luego descender caminando unos mil metros por una huella, trazada bajo las líneas eléctricas que llevan energía a los pueblos cordilleranos. Sobre la ruta no hay señalización del sitio, sólo un cartel que marca el paraje, pero no existe nada que identifique la existencia de las tumbas de los presos. Nada que haga referencia al hecho.
La matanza de Zainuco ocurrió el 30 de mayo de 1916. Las víctimas fueron algunos de los protagonistas de la gran evasión de la U9 de Neuquén, ocurrida el 23 de mayo de ese año.
Según el libro “Zainuco”, de Juan Carlos Cháneton, se presume que al paraje llegaron diecisiete de los evadidos, liderados por el preso Sixto Ruiz Díaz, quienes buscaban cruzar la frontera hacia Chile. Después de andar durante casi una semana, ya exhaustos por la larga travesía y por la dureza del clima de la región en esa época del año, decidieron descansar en el negocio de Fix, donde fueron alcanzados por los uniformados.

Enfrentamiento
Luego de un largo y desparejo enfrentamiento, cayó abatido el líder de los presos, lo que propició la rendición de los otros dieciséis. En el momento en que se disponía su traslado, los uniformados dividieron a los evadidos en dos grupos: ocho fueron trasladados a Zapala; los otros, llevados a unos trescientos metros del rancho y ultimados con un balazo en la cabeza por el grupo de oficiales de la Policía de Neuquén, al mando del comisario inspector Adalberto Staub.
Los cuerpos fueron abandonados en el lugar, algunos semidesnudos, otros con las manos atadas y las ropas ajadas. Una de las víctimas presentaba marcas en sus rodillas, lo que indicaría que fue asesinado en esa posición, aunque en el parte oficial que presentaría más tarde Staub se habla de un nuevo intento de fuga por parte de las ocho víctimas.
El 6 de junio, siete días después de ser muertos, el subcomisario Castro -del destacamento de Aluminé- llegó al lugar, encontró los ocho cadáveres bajo la nieve conservados en prefecto estado y, con la ayuda de algunos lugareños, les dio sepultura en una fosa común.
La matanza fue denunciada por el periodista Abel Cháneton, director del diario Neuquén, quien luego murió en extrañas circunstancias, aunque todo hace presumir que fue asesinado por la Policía provincial.
El veranador Javier Dinamarca, hombre de carácter amable y de rostro curtido por el frío viento, dice que nunca vio a “ningún doliente en la tumba”, aunque “de vez en cuando pasa algún turista a mirar”. El hombre, portador de 86 saludables años, que desde 1935 lleva a sus animales a pastar la zona, asegura que “nunca vio a nadie arreglar el sepulcro” y que cuando los huesos se asoman a causa del viento son los mismos veranadores quienes los cubren nuevamente.
Zainuco fue señalado como sitio histórico e incluso, tal vez, fue visitado por algún funcionario. Hoy se encuentra en el olvido absoluto. Pasaron noventa y cuatro años desde que las víctimas fueron abandonadas en el lugar por sus ejecutores; el resto está igual. El silencioso pehuén, arena, alguna piedra dispersa y la cruz de hierro perpendicular al horizonte son la única referencia de que allí yace alguien. FUENTE: lmneuquen.com.ar

Comentario (de n/redacción). De esa fuga (en la que fue asesinado el Ing Plottier) se separó -antes de Zainuco- Martín Bresler (boer radicado en S. M. Andes) quien pasó por Quechuquina y atravesó la Cordillera nevada por Pº Ilpela. Viajó a Estados Unidos y se enroló para combatir en la Primera Guerra Mundial, regresando condecorado, para entregarse. Lo que sigue es Leyenda.

Carnaval 2011 en Bariloche

Los viernes 18 y 25 de febrero, de 14 a 21 horas, y los sábados 19 y 26 de febrero y domingos 20 y 27 de febrero desde las 11 y hasta las 21 horas.
Sin expendio de bebidas y con requisa de bolsos y mochilas para evitar el ingreso de alcohol, se anunció hoy la segunda temporada de Carnaval a realizarse en febrero en el Velódromo Municipal de Bariloche.
La Asociación de Eventos responsable de la organización, aseguró que 25 instituciones de nuestra ciudad tales como clubes deportivos, cooperativas y Juntas Vecinales entre otros ya comprometieron su participación. Todos apuntando a duplicar los 25 mil asistentes de la temporada pasada.
Se anunció la presencia de números artísticos locales y géneros como la cumbia, tango, folclore y chamamé, también de murgas de los distintos barrios de Bariloche y la elección de la Reina y el Mariposón del Carnaval 2011.
Respecto de la estructura que presentará el escenario, se informó que estará montado a espaldas del Gimnasio Municipal No 1 y que los 30 stands previstos, se ordenarán de frente al escenario y en forma de U.

Los vinos patagónicos se consolidan en el mundo

Los datos no son nuevos. Quizá asombre su continuidad. La vitivinicultura argentina no deja de crecer año a año a tasas muy altas. Lo que alguna vez fue una producción industrial orientada a la cantidad y con miras al mercado interno se convirtió en la última década en una industria exportadora con participación creciente, en cantidad y calidad, en los mercados más exigentes del mundo.
De acuerdo a las declaraciones FOB en Aduana, las exportaciones argentinas de vinos en botella fueron, para el período enero-octubre de 2010 de 555,23 millones de dólares. Valor integrado por la venta de 18,44 millones de cajas de 9 litros. Esto significó un aumento del 18,5% en divisas y del 9,9% en volumen respecto de igual período de 2009. Un dato adicional es que, en promedio, se obtuvieron precios 7,8% más altos. Si se proyecta el crecimiento de los primeros 10 meses a todo el año, surge una estimación de exportaciones por más de 670 millones de dólares sólo para esta categoría de vinos.
El crecimiento de la industria derramó también sobre el mercado interno. No sólo por el efecto multiplicador que tiene la expansión de cualquier actividad económica, sino también por la “construcción” de la demanda fronteras adentro. El mercado interno funcionó como plataforma de contención para el desarrollo exportador y fue transformándose junto con la oferta. Así, los consumidores locales demandan hoy menos cantidades de vino, pero de mayor calidad.

Clúster norpatagónico
El desarrollo del clúster vitivinícola de la Norpatagonia no estuvo separado de este proceso. Si bien en el caso neuquino medió la decisión política de impulsar con políticas activas el desarrollo del polo, el mismo no habría prosperado si no hubiese mediado esta transformación profunda del mercado local. Sucede que en la región, por los tipos y rindes de la producción primaria, la vitícola, sólo cierran los números para los vinos de calidad; precisamente la que hoy demanda el mundo y el mercado interno.
Hablar con los bodegueros de la Norpatagonia, los pocos con historia de la provincia de Río Negro y los muchos nuevos de la provincia del Neuquén, es una experiencia extraña. No se escuchan las constantes quejas de los empresarios de cualquier actividad que tenga la más remota base agraria, sino un panorama de optimismo, de objetivos anuales cumplidos y de negocio en expansión. Las preocupaciones son menores y se relacionan con pequeños avatares de la competencia en los mercados internacionales y algo menos con el deterioro cambiario. El mundo de los empresarios vitivinícolas parece más glamoroso e idílico que el de otras actividades regionales, como la fruticultura. Imposible no comparar, aunque destacando que todavía y por mucho tiempo, se trata de volúmenes de negocio muy diferentes.
Los datos de Aduana para los primeros 10 meses de 2010 mostraron exportaciones desde Río Negro y Neuquén por 10,88 millones de dólares, un aumento interanual del 28,5%. La Norpatagonia exportó cajas de 9 litros a un promedio de 41,35 dólares. Esto es unos 10 dólares por encima del promedio país, lo que indica la calidad de los vinos exportados desde la región. La proyección para todo el año es de exportaciones en torno a los 13 millones de dólares.
Las firmas vendedoras fueron este año 15. La primera del ranking concentró el 35% de las ventas externas y las primeras cuatro, 3 de Neuquén y una de Río Negro, representaron alrededor del 80% de las exportaciones. A las firmas más industriales se le suman también, del lado rionegrino, dos bodegas hiperespecializadas en la producción de alta gama, que declaran las exportaciones de sus cajas de 9 litros en valores que escilan entre los 130 y los 170 dólares. En ambos casos se trata de emprendimientos que contaban previamente con aceitadas tramas de comercialización en el mercado europeo.

Mercados
A nivel país los principales 5 mercados de destino para los vinos embotellados, sobre un total de 144 países compradores, son Estados Unidos, que representa alrededor de un tercio del total de ventas, Canadá, Brasil, Reino Unido y Países Bajos.
El recorte de los primeros 6 mercados para las bodegas patagónicas, sobre un total de 44.
Es Estados Unidos, con 3,7 millones de dólares comprados en los primeros 10 meses del año, Brasil, con 1,3 millones, Canadá, Finlandia, Alemania y Reino Unido.

Predicciones 2011
Los principales datos a tener en cuenta para 2011 son, vistos desde la Patagonia, las heladas registradas en Mendoza a fines de octubre y principios de noviembre. Como suele suceder cuando se trata de afectaciones de volúmenes que pueden incidir en los precios pagados por la materia prima, la información es contradictoria. No obstante todos reconocen el daño, que rondaría el 20%. Las dudas residen en si las pérdidas pueden considerarse dentro de las normales o van más allá. Un dato es que las proyecciones de vendimia del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) no registran una baja, sino un aumento del 6,3 por ciento para Argentina, pero del 1,7% para Mendoza (ver cuadro). Otro dato es que las heladas se registraron en las principales zonas productoras de Malbec de calidad, como el Valle de Uco y Luján. Un tercer elemento es la mayor rigurosidad para catalogar el vino que se exporta como Malbec. Los bodegueros de la Norpatagonia creen que esto será una oportunidad para el Malbec regional. Si bien el Pinot Noir es considerado por muchos la variedad insignia de la región, la variedad principal por nivel de ventas, al igual que para el conjunto del país, es el Malbec (ver Cuadro). Como todo sector exportador existe alguna preocupación por la pérdida de competitividad cambiaria, pero por ahora, los aumentos conseguidos en los precios y algún redireccionamiento, importante en el caso de algunas de las principales bodegas, hacia el mercado interno lograron compensar y más que compensar la revaluación del peso.
Los dueños de las bodegas principales sostienen que “ya venden todo lo que producen” y que, en los próximos años habrá alguna presión por la materia prima regional. A todos les parece claro que en algún momento será necesario aumentar el área implantada con vid, lo que demanda inversiones que, en el presente, las bodegas sólo realizan a cuentagotas. Quizá esperen alguna ayuda externa, o quizá todavía no se haya alcanzado el límite en la expansión y todavía se consiga uva de terceros.

Comercialización
Más champagne y menos Tetra

Los últimos datos oficiales del INV sobre el total de vino comercializado, tanto en el exterior como en el mercado interno, corresponden a los primeros 10 meses del año, pero brindan la tendencia general de 2010: lo que se observa en relación a 2009 es una contracción del mercado de vinos y mostos del 8,5%, baja que se reduce al 7,6% si se consideran sólo los vinos. Dentro de estos últimos se destaca, como tendencia global, un aumento del 2,7% en las ventas de vinos varietales y del 18,5 en los espumantes. Los vinos sin mención varietal, en cambio, registran descensos en sus ventas del 12,5%.
Las exportaciones totales para el conjunto del país caen el 8,2% en volumen. Si se recortan sólo los vinos, la caída es del 3,9%, pero con una suba del 10,4 en los varietales, 10,6 en los espumantes. En contraste, los sin mención varietal se derrumbaron el 29%.
En el mercado interno, en tanto, se registra una caída global del 8,6%; con menos volúmenes comercializados en todos los tipos, pero más marcada en los no varietales que en los varietales.
De todas maneras es necesario considerar que las cifras de caída de volúmenes son engañosas, pues el aumento de la calidad global de la producción y la especialización en las exportaciones se tradujeron en un importante aumento de las ventas medidas en dinero. En particular en el caso de las exportaciones.

Panorama internacional
La excepción Argentina

De acuerdo a los últimos datos disponibles de la OIV, la Organización Internacional del Vino, la producción mundial a comienzos de octubre proyectaba una caída para 2010.
El tradicional informe de la OIV no cuenta con datos de China y divide al mundo en dos: Los 27 países de la UE y el resto del mundo. Según la organización, entre 2007 y 2010 la UE27 registró una sucesión de cuatro cosechas escasas. Fuera de la UE27, es decir; en la porción que ocupa toda la producción del hemisferio Sur más Estados Unidos y Suiza, se registró una caída en 2007 explicada fundamentalmente por el impacto de la sequía en Australia y, desde entonces, se recobraron niveles de producción similares a los de 2006. En 2010 la producción contra 2009 registraría un leve retroceso.
Para el mundo extra UE 27, la OIV proyecta una excepción: “en Argentina, la producción 2010 se inscribe en clara progresión en relación a aquella escasa de 2009 (16,3 Mhl –millones de hectolitros– contra 12,1 o sea +33%). Se debe señalar que, por segundo año consecutivo, la proporción de productos derivados del prensado de la uva no vinificados en este país está en franco retroceso, ya que Argentina está privilegiando la exportación de vino, que había sido más limitada en 2009/2010, debido a la escasa producción global 2009”.
Para todo el mundo, la OIV calcula que en 2010 la producción oscilará entre 254,9 y 263,5 Mhl, lo que significa una caída respecto de 2009 de entre 2,4 y 5,6%, y por lo tanto, en promedio, en retroceso en relación a la producción vinificada de 2009 (nivel provisorio: 269,9 Mhl): de 10,7 Mhl o sea -4,0%. Este es el nivel más bajo de producción de vinos de la última década, exceptuando la cosecha 2002 (257,1 Mhl).
El panorama del mercado internacional se completa con la demanda, punto en el que la OIV es muy prudente y no arriesga un escenario único. La prudencia responde a que a partir de 2007 se produjo un quiebre de tendencia de los requerimientos mundiales que se profundizó con la crisis económica internacional. El debate en el presente es si, efectivamente, 2010 fue o no el año de salida de la crisis.
FUENTE: lmneuquen.com.ar