Patagonia: mejores pesqueros de la región

San Martín de los Andes y Junín de los Andes. Es una de las zonas predilectas de los extranjeros, deslumbrados por las truchas silvestres que contraponen a las de sus propios países, donde las siembran apenas antes de la temporada. Cada vez es mayor la proporción de pescadores con mosca. Es que en la abrumadora mayoría de los ríos controlados por la provincia (por ejemplo el Collón Cura o el Aluminé) sólo se permite esa actividad y con devolución obligatoria.
Para los que hacen sus primeras experiencias, los guías aconsejan arrancar por los lagos Queñi y Filo Hua Hum, en los que está prohibida la navegación a motor. Para los que buscan desafíos mayores pero aún no son expertos, el guía Darío Damonte recomienda ir al lago Machónico. Agrega que el río Filo Hua Hum Oeste también es una muy buena opción por la cantidad de truchas marrones que alberga y que exigen más técnica.
Villa La Angostura. El destino preferido de los turistas que se maravillan con la belleza del lugar y aprovechan para pescar. Es un clásico con alta concentración de truchas arco iris luego del desove en la boca del río Correntoso y en las desembocaduras de otros ríos y arroyos que tributan al Nahuel Huapi. En orden de aparición desde la villa hacia Bariloche, son el río Bonito, los arroyos Ragintuco y La Estacada y el río Huemul.
Pero hay más opciones para los visitantes, en escenarios más aptos para la pesca de embarque que para el vadeo, como el propio Nahuel Huapi y sus brazos Machete, Rincón, Última Esperanza y Huemul, en el que es conveniente tomar precauciones por el viento y el oleaje. Es en estos lagos donde están las arco iris más grandes. Por el contrario, los guías recomiendan buscar las truchas marrones cuando concluye la temporada en el Limay, el desagüe del Nahuel Huapi.
Aluminé. Esta bella ciudad neuquina es clave en la actividad de pesca, ya que está ubicada en un lugar estratégico: desde allí se puede acceder a diferentes ambientes en unos 350 kilómetros de ríos y arroyos, a los que se suman los lagos. Entre los ríos, los baqueanos aconsejan el Quillén y el Pulmarí, sobre todo para el vadeo. Y para la pesca de embarque, el Aluminé. Y recién cuando desciende el caudal, el vadeo y las caminatas. Siempre sin perder de vista los pozones.
Entre los lagos, los especialistas citan al Ruca Choroy y el Ñartinco. No hay que descartar las posibilidades que ofrecen los arroyos del Parque Nacional y las tierras provinciales a comienzo y final de la temporada, ya que la pesca suele ser buena.
Bariloche. A un promedio de una hora de viaje de la ciudad hay excelentes pesqueros. El río Limay, con su caudal y sus grandes truchas marrones y arco iris, es uno de los casos emblemáticos. Nace en el lago Nahuel Huapi y su mítica Boca es uno de los lugares predilectos de quienes prueban suerte, aunque es necesario invertir horas y horas para desentrañar sus secretos.
El Limay invita a flotadas de pesca en dos tramos: el primero, 12 km desde el puente sobre la Ruta 40 hasta Rincón Chico. Y 14 km desde ahí hasta Villa Llanquín. El río Pichileufu también convoca y es ideal para los primeros intentos con mosca.
La legendaria Ruta 40, en dirección sur, lleva hacia paisajes de montañas y bosques con lagos como el Gutiérrez y el Moreno, ideales para una escapada de medio día. Kilómetros después, aparecen lagos con campings: el Mascardi y el Guillelmo.
Norte neuquino. Otro de los destinos que crece en visitantes. El panorama lo brinda un conocedor de la zona, Héctor Ordoñez: “En los ríos comenzó el deshielo y vienen con importante caudal en todos los afluentes del Neuquén: Pichi Neuquén, Curamileo, Trocomán y Reñileuvu, así como el mítico Nahueve que desde la junta con el Buraleo hacia lagunas de Epulauquén se convierte en la estrella del inicio temporada tras temporada por la variedad de peces, capturas y posibilidades de aguas más claras, aún con alguna tormenta pasajera. Allí, fontinalis, marrones y arco iris están al acecho. No olvidar que en estos sectores como el arroyo La Nasa, que une ambas lagunas de la base, las camas de desove pueden estar latentes todavía. A mirar para abajo…
“El otro sitio que recomendamos es Moncol, o sea el Reñileo en su cabecera cerca del destacamento Moncol de Gendarmería Nacional, camino al paso internacional Pichachén. Aquí con camioneta tracción simple se puede perfecto.”Habrá mayor control de faunas sobre el Nahueve: tres personas más y equipamiento nuevo. En el sector también tenemos Vaca Lauquén, que el año anterior entregó piezas excelentes. Aquí el único obstáculo serio es el vado sobre el Nahueve: recomendamos preguntar antes.
“Los pesqueros preferenciales del norte, laguna Huaraco y Los Cerrillos no estarían habilitados para principio de temporada. Recomendamos consultar. En Cerrillos prometieron que se contará con un trailer equipado y lancha con la que realizar salidas, debidamente habilitada. Para estas modalidades, llamar previamente, obviamente son servicios adicionales, pero muy necesarios en ocasiones. Como los cataraf y flotadores en laguna Huaraco… no olvidar, ¡son imprescindibles!
“La mítica laguna La Leche tiene un confort adicional para acampes, brindado por su dueño, el señor Alonso o su hijo Cani. Se recomienda un buen malbec para los corderos y chivos de estas alturas. Habrá buenas capturas, de promedio kilogramo… y con grandes sorpresas esporádicas Cuidado en el vado del Neuquén, preguntar antes es lo mejor.
“Hacia Pichi Neuquén prever campamento o el regreso hasta Andacollo, Las Ovejas o Manzano Amargo. Año a año el norte neuquino crece como destino. La tranquilidad y soledad de estos lugares son codiciados por aquellos que no hacen del tamaño el motivo principal de la pesca y disfrutan con la gran cantidad de capturas que se logran por día. Recomendamos equipos chicos, 3-4 o un 5-6. ¡Suerte!” FUENTE: rionegro.com.ar

Relacionadas:

  1. Neuquén: Se inicia la temporada de pesca 2010 – 2011
  2. Ruta 7 Lagos -acceso Villa Traful- cerrada
  3. Abren Ruta 7 Lagos
  4. Neuquén: La temporada de pesca tuvo un buen comienzo
  5. Proyecto “Huella Andina”

Comments are closed.