Neuquén: denuncian descontrol sobre la pesca

A pocas jornadas del inicio de una nueva temporada de pesca deportiva continental, operadores y guías están alarmados por lo que consideran una “grave falta de cuidado del recurso”, que han venido detectando en los principales ambientes pesqueros de esta región cordillerana a lo largo de los últimos meses, en coincidencia con la veda y épocas de desove.
“No estamos preocupados por la temporada que se viene, que creemos será buena; estamos indignados por la depredación del recurso que se observa con sólo ir a nuestros ríos y lagos y ver personas con mochilas llenas de pescados”, dijo Augusto Matus, uno de los guías profesionales consultados, a propósito de la inminencia de la apertura de la pesca, el próximo 1 de noviembre.
En igual sentido se pronunciaron varios de sus colegas, así como representantes de las agencias de viaje. Como se sabe, la temporada se extenderá hasta el 1 de mayo de 2011 (salvo excepciones por reglamento en cada provincia patagónica), pero en su transcurso “es cuando menos problemas hay, porque hay que controlar los permisos; el verdadero drama está antes, en veda y desove, cuando se deberían intensificar los controles de fauna y no se hacen. Sé que hay muchísima buena voluntad del personal de Fauna, pero lo que no tienen son los recursos”, dijo el guía y presidente de la Cámara de Agencias de Viajes de San Martín de los Andes, Alejandro Klap.
Relató una experiencia personal inquietante: “En este invierno me ha tocado ver pasajeros en cabañas de nuestra ciudad, que eran clientes de nuestra agencia. Bueno, en más de una ocasión me tocó ver cómo se acercaban a las cabañas chicos que venían a ofrecerles truchas a los turistas. El problema es que el turista no sabe y compra, y al comprar realimenta el círculo para que se sigan matando peces en veda. Eso sólo se puede combatir desde el control y aplicando las normas”.
A su turno, el guía Eduardo Wisner dijo que “cuando salimos a recorrer ríos y lagos, tanto en la provincia como en la jurisdicción de Parques, nos encontramos con que hay mucha gente que va acarreando piezas con mochila. No estoy en contra de aquel que por necesidad pesca un pez para comer, pero sí del que llena una mochila para vender las capturas. Esos son los que hacen el verdadero daño”. Puntualizó que “hoy no se recorren los ríos por falta de presupuesto en Fauna. Pero el caso es que te exigen muchas cosas para estar en regla como guía profesional, y resulta que no se devuelven esas mismas exigencias con el cuidado del recurso y esto da mucha bronca”.
Wisner enfatizó que “esto sucede durante todo el invierno, en las épocas de desove”. También Matus observó que “la gente de Fauna (administración provincial) no cuenta con los recursos para salir fuera de temporada, cuando más hay que controlar; pero también Prefectura podría controlar y, por supuesto, la gente de Parques Nacionales, que sí tiene los recursos todo el año pero que no controla”.
Este diario consultó a las delegaciones de Fauna de la región, obteniendo como dato coincidente la mejora en las condiciones de los recursos para afrontar el inicio de la temporada pero, al mismo tiempo, el implícito reconocimiento de que en los meses previos, en época de veda, hubo escaso control por falta de los equipos necesarios, en particular en materia de movilidad, personal y comunicaciones.
Por caso, se mencionó que meses atrás la provincia retiró las camionetas alquiladas, lo que dejó prácticamente sin capacidad de salida a las delegaciones. Sin embargo y ante la inminencia de la temporada (y luego de varios insistentes pedidos internos), Fauna de Junín ya recibió tres motos, una nueva camioneta alquilada por la provincia, prendas de trabajo, y el compromiso de que se recibirán dos unidades flamantes conforme se consolida la recaudación derivada de la venta de los permisos. (ver recuadro)
El margen de maniobra en San Martín de los Andes es más estrecho. La oficina provincial cuenta con un vehículo que en la actualidad está en reparación (se asegura que estará disponible para el 1 de noviembre), pero cuanta con sólo cuatro personas destinadas a controles, cuando por su jurisdicción se estima que debería haber una decena.
También hay carencias de equipos de radiocomunicación. Conviene recordar que Fauna de Junín de los Andes cuenta con 14 guardafaunas y atiende unos 360 kilómetros de costas, desde Pilolil, a Quilquihue, Collón Cura, Curruhué y Chimehuín, entre otros ambientes pesqueros.
San Martín de los Andes tiene a su vez una jurisdicción similar, con base en Lolog, Meliquina, Collon Cura y numerosos arroyos y afluentes de los lagos. FUENTE: rionegro.com.ar

Relacionadas:

  1. Neuquén: presincripción exámenes Pesca Deportiva
  2. Sobre quejas y reclamos en Santa Cruz
  3. San Martín de los Andes, construirán marina náutica sobre el lago Lacar
  4. Neuquén: estado de rutas

Comments are closed.