Observación de aves: Las Grutas

En Las Grutas, San Antonio Oeste y cercanías, los fanáticos de la observación de aves están aguardando la llegada del Yoy. Un ave playera rojiza que estableció un nuevo récord mundial para la especie al realizar un vuelo continuo de seis días en los que recorrió 8.000 kilómetros sin realizar ninguna parada para beber, alimentarse o descansar.
Yoy fue identificado debido a su banderilla (el anillo plástico que se les coloca a los integrantes de su especie en las patas, para facilitar su seguimiento) y pertenece al vasto grupo de aves migratorias que visitan la región en su larga travesía hacia el polo Norte, aunque se ha convertido en toda una celebridad debido a que su proeza fue publicada en la revista científica internacional “Wader Study Group Bulletin”.
En esa publicación se detalla la trayectoria del ave, que el 11 de mayo de 2009 había sido capturada por investigadores en la Bahía de Delaware, en la costa Este de los EE.UU. que fueron quienes le colocaron un “geolocalizador” para realizar un control más estricto de su recorrida.
La migración del Yoy hacia el norte, luego de su larga estadía en Río Negro, se inició el 1 de abril, volando mil kilómetros en 24 horas hasta las playas de Barra del Chui, en el límite entre Uruguay y Brasil. Allí permaneció 36 días y también fue avistado por investigadores que trabajan en el monitoreo de esta especie. El maratónico vuelo de 6 días de duración se inició el 8 de mayo, cuando sin descanso atravesó la selva del Amazonas y el Océano Atlántico, para finalizar en la costa de Carolina del Norte en los EEUU.
Luego de este vuelo récord, fue capturado otra vez en la Bahía de Delaware por los mismos investigadores, quienes removieron el chip y analizaron la información que se divulgó en las publicaciones especializadas.
“Los datos revelados confirman el rol fundamental de las playas rionegrinas para la supervivencia de los playeros rojizos, especie que lamentablemente se encuentra en peligro de extinción, y refuerzan la necesidad de proteger los diversos ambientes que utilizan a lo largo de su ruta migratoria, en especial evitando los disturbios sobre sus sitios de alimentación y descanso, como es el caso de la bahía San Antonio en la que durante días aumentan su peso para luego seguir viaje hacia otras zonas en las que les va a costar recargar energía” expresaron integrantes de la fundación ambientalista Inalafquen.

Relacionadas:

  1. Curso 2010 de observación de aves en San Martín de los Andes
  2. Expo Patagonia 2010: exitosa presentación de Las Grutas

Comments are closed.