Punta Tombo: los pingüinos llegaron a salvo

Ya hay 80 mil pingüinos de Magallanes en la reserva de Punta Tombo. Todos llegaron bien alimentados y en buen estado de salud. No hay empetrolados. Los que llegaron son los machos que elegirán un nido. Se espera a las hembras para los próximos días. En un par de semanas la reserva estará completa: 300 mil parejas que reproducirán y cambiarán el plumaje.
El arribo de los pingüinos fue acompañado por una importante llegada de turistas: desde el lunes que se abrió al público, la reserva, ubicada a 107 kilómetros de Trelew, recibió un promedio de 500 por día. Todo un récord para esta época según los guardafaunas. De todas maneras, se estima que después de diciembre la cifra ascenderá a 1.200 visitantes diarios.
“Dónde están los pingüinos empetrolados”, le preguntaban los turistas a los guardafaunas. Es que en las últimas semanas unos 200 ejemplares aparecieron con petróleo en la costa de Península Valdés. Y están siendo recuperados en una clínica que se instaló en el zoológico de Rawson. Todavía no se sabe donde está la mancha.
Afortunadamente, los que están en Punta Tombo llegaron bien. La reserva tiene una extensión total de 260 hectáreas donde están desparramados los nidos. Los turistas pueden verlos recorriendo un sendero de cinco kilómetros.Los pingüinos se aparean en octubre. Las hembras ponen dos huevos y los pichones nacen en noviembre. Con suerte y según estimaciones no muy certeras, sobrevivirá el 25 por ciento de los recién nacidos.
Punta Tombo es la colonia continental más importante del pingüino de Magallanes. Allí llegan a mediados de septiembre y permanecen hasta fines de marzo. Después emigran hacia el sur de Brasil, en un recorrido de 8 mil kilómetros. Pasan la mayor parte de su vida en el agua, donde también duermen. Y su principal actividad la realizan de noche.
El problema más importante que enfrentan es la alimentación. La anchoíta es su alimento preferido porque tiene abundante grasa y proteína. Pero un pingüino que anida en Punta Tombo tiene que recorrer, a veces, 300 kilómetros para conseguir su comida. Pueden estar lejos del nido 4 ó 5 días. Por eso muchas veces los pichones mueren por falta de calor. FUENTE: clarin.com

Relacionadas:

  1. Sobre quejas y reclamos en Santa Cruz
  2. Catedral: Paralelo Padres e Hijos

Comments are closed.