Hoy en la Patagonia, sábado 21 de Abril de 2018
Guía Turística de la Patagonia


Los Mapuche, ¿ serían chilenos ?

Es creencia en la gente común de la zona y hasta se suele expresar en ambientes científicos, que los indígenas que actualmente pueblan nuestra región son de origen chileno.

Cautivos en La Plata. De izquierda a derecha, mujeres de caciques Inakayal, Foyel y Ariancu. Margarita y Tafá. Cautivos en La Plata. De izquierda a derecha, mujeres de caciques Inakayal, Foyel y Ariancu. Margarita y Tafá. | Foto: guiaverde.net

Es creencia en la gente común de la zona y hasta se suele expresar en ambientes científicos, que los indígenas que actualmente pueblan nuestra región ".son de origen chileno".
Cuando se expresa simplemente así este concepto, los que llevamos algunos años analizando el tema (lecturas y entrevistas mediante) observamos tres tipos de actitudes diferentes al respecto de quienes lo sostienen:
a) La más extendida y sin mala intención, es la de la ignorancia sobre el particular; hasta hay indígenas que así lo creen.
b) Otra, es la de quienes lo afirman con "cierto" fundamento histórico; para expresar una actitud xenofóbica o políticamente inconfesable.
c) La más sofisticada -como la del prestigioso y apreciado Prof. Casamiquela- se funda en una visión antropológico-migratoria en la que se observan los desplazamientos territoriales de las etnias que poblaban el extremo sur del continente. Para este estudioso del mundo tehuelche, si lo estamos interpretando correctamente, esta etnia nómada y cazadora, habría sido reducida o sometida por una invasión mapuche trasandina más agresiva y organizada.
Para los no especialistas, esto se traduce como si esos grupos fueran de "combatientes" de un "país" invadiendo a otros de otro país y sometiéndolos. De modo que los actuales pobladores carecerían de casi todo derecho, por tratarse de simples invasores extranjeros y que los tehuelche -ya desaparecidos- serían los pobladores originarios "legítimos".
Así las cosas y para tratar de aportar algo a quienes interese esta discusión, sería menester precisar algunos datos, que corresponden a la realidad de la época en que aquella "invasión" se produjo.
El abandono que en 1541 hicieron sus habitantes, de la ciudad de Buenos Aires -la fundada por Mendoza-, dejando todo tipo de ganado liberado sobre la pradera más grande del mundo, hizo que medio siglo después, estas tierras se vieran pobladas de centenas de miles de animales baguales (salvajes y sin dueño) que tanto los tehuelche "guenaken" del norte de la Patagonia, como los mapuche trasandinos, se interesaran en capturar y comerciar. De la mestización producida por casamientos exogámicos entre mapuche y tehuelche, surge un grupo denominado genéricamente los "pampas".
Durante los siglos XVII a XIX el español tenía sus fronteras acotadas hacia el sur por el río Bío Bío, San Rafael en Mendoza, San Luis, el sur de Córdoba y el río Salado. Al sur de todo aquello, exceptuando Carmen de Patagones en la Pcia. de Buenos Aires, Valdivia y Chiloé en Chile -que eran abastecidas por mar- era todo "mapu" (tr.: el territorio nuestro) de océano a océano.
Fue recién a mediados del siglo XIX, que los estados argentino y chileno se decidieron a expandir sus fronteras australes "manu militari", instalando colonos y luego expandiendo los ferrocarriles. Tarea que concluyeron expulsando, o reduciendo a todos los pobladores indígenas recién hacia 1883.
De modo que llamar chilenos a los mapuche (voroanos y/o pehuenche), que se desplazaron progresivamente hacia las pampas desde 1550 hasta 1835 aproximadamente y que fueran sometidos medio siglo después de la independencia de Chile, es por lo menos antojadizo, ya que ellos fueron más bien, las víctimas de los chilenos.
Esta visión podría ser funcionalmente útil a una teoría apta para que los que nos están colonizando -por ahora, solo económica y culturalmente- pudieran negarnos en el futuro derechos sobre la Patagonia, como ya lo hicieron sobre Malvinas, aduciendo que nosotros fuimos meramente invasores procedentes de España, Italia o Siria -entre otros-, de los indígenas .
¿Acaso los que corrieron a Sayhueque, Foyel o Inacayal -tehuelche araucanizados y que se pretendían argentinos- , no los desposeyeron de sus tierras ancestrales, hoy ubicadas en las zonas cordilleranas del Neuquén y Río Negro? ¿Acaso los tehuelche "aoniken" y sus coetáneos más australes, los onas y yaganes, no fueron eliminados por colonos "civilizadores" que pagaban por sus orejas o sus testículos a cazadores profesionales de humanos?
Ésta, nuestra visión, no pretende avalar la actual exigencia de grupos sobrevivientes de indígenas o mestizos liderados por oportunistas, que logran, -con bastante éxito- conseguir de gobiernos clientelistas o demagógicos, beneficios prebendarios que les supondrían recibir: salud, viviendas modernas y educación gratuitas, sin pagar impuestos, ni tener demasiadas limitaciones ecológicas al talar bosques o sobre pastoreándolos (lo que equivale a lo mismo). Y todo ello dentro de un país que ya está en manos de las multinacionales, hasta en su subsuelo.
A lo mejor deberíamos intentar sumarlos a ellos a una visión de Patria Grande, moderna, justa y laboriosa, y considerarnos todos hermanos. Como lo sugirió San Martín, que al parecer sabía que su madre genética -Rosa Guarú- era una india guaraní y jamás discutió sobre si esos eran. "indios paraguayos".




© 1996-2014 GuíaVerde.net. Reservados todos los derechos. | Condiciones de uso y política de privacidad de GuiaVerde.net